parasitos

La edición de los galardones de la Academia del Cine de los Estados Unidos, mejor conocidos como los premios Oscar, vivida en este particular año 2020, trajo en sus resultados muchas sorpresas, que hoy día luego de ya pasado un tiempo de su entrega siguen sus decisiones generando polémica en la crítica especializada, luego de que le film coreano “Parásitos” cargará con el santo y la limosna.

No sólo fue galardonada como mejor película, lo cual ya es un suceso sin precedentes en estos cotizados premios internacionales, sino que además se llevó la estatuilla en el renglón de mejor cinta extranjera, mejor guión y mejor director, rompiendo de ese modo con el paradigma del cine de Hollywood, al ser una producción de carácter independiente. 

Esta propuesta asiática, también quedó bien parada en el Festival de Cine de Cannes cuando conquistó la Palma de Oro del premio francés, así como también los Globos de Oro y el BAFTA, en la categoría de mejor película foránea, lo cual refuerza con sobradas razones que lo que aconteció en los Oscar, no fue producto de la casualidad. 

Un éxito en taquilla que va más allá de los premios

Bong Joon-Ho, el laureado director coreano en “Parásitos” supo tejer una trama basada en el suspenso, lo cual puede ser catalogado como  punto de atracción para los amantes de este  tipo de films; sin embargo lleva intrínseco una severa crítica social. 

La estructura, que plantea el director de cine asiático no es muy complicada, es a decir de los especialistas, más bien sencilla,  pero con un excelente manejo mediante el cual se lleva al espectador a dar un paseo de manera muy elegante entre la comedia y el horror. 

Esta manera de conducir la película, por los caminos del suspenso y el llamado thriller psicológico cinematográfico, deja entrever la influencia que  en el director del film, el cineasta Bong Joon-Ho,  ha ejercido  el británico Alfred Hitchcock, reconocido en el mundo como el padre de este género, lo cual ha convertido a “Parásitos” en un rotundo éxito taquillero.